Juan Carlos Galvis Rincón
Md. Medicina de la actividad física y el deporte. Club Deportivo «Los Millonarios»

Un deportista es aquella persona que practica un deporte, lo puede realizar en forma recreativa o en forma competitiva y la competencia puede ser de alto, mediano o bajo nivel.  En esta ocasión consideraremos a un deportista como la persona que compite en alto nivel, que realiza mínimo 6 unidades de entrenamiento por semana y su rendimiento físico es elevado.

La Medicina Deportiva es un instrumento valioso para mejorar la condición física de cualquier individuo, para prevenir las lesiones a las que está expuesto todo deportista en su entrenamiento y en su competencia y para optimizar el rendimiento deportivo en los atletas de alta competencia.

Aquí se conjugan diversas ciencias como la Fisiología del ejercicio, la Bioquímica, la Biofísica, la Nutrición y la Teoría del entrenamiento con sus principios básicos.

Podríamos definir la evaluación del deportista primero como la valoración de la salud para diagnosticar situaciones que contraindiquen o restrinjan el entrenamiento o la competencia y segundo como la determinación objetiva de las capacidades funcionales para prescribir y planear un proceso de entrenamiento.

Para determinar el estado de salud de un atleta se requiere una historia clínica, un examen médico y estudios paraclínicos de rutina porque consideramos a este deportista una persona común y corriente que puede sufrir cualquier enfermedad.

La valoración funcional incluye métodos clínicos, para- clínicos, bioquímicos, biomecánicos de laboratorio o de campo por medio de la cual se obtiene valiosa información para lograr objetivos tan importantes como el control médico deportivo, el diagnóstico de la aptitud y la condición física, la detección de talentos, el pronóstico de rendimiento, la optimización del entrenamiento y la investigación a todo nivel.

De tanta importancia como el electrocardiograma, la ergo espirometría, la dinamometría, la antropometría y la cuantificación y calificación de las cualidades físicas en campo son los parámetros bioquímicos o el laboratorio.

Entre los exámenes de laboratorio los más utilizados son:

  • Cuadro hemático.
  • Hematocrito: para el alto rendimiento un atleta requiere un estado hematológico óptimo, la pregunta podría ser: ¿existe un hematocrito ideal?

Mediante el hematocrito podemos conocer mucho de su estado hematológico existiendo muchos factores que lo alteran como lo son: el volumen plasmático, la deformabilidad de los glóbulos rojos, la hemolisis y otras pérdidas sanguíneas. El ejercicio vigoroso produce la contracción del 10-20% del volumen plasmático por tres mecanismos: primero  la contracción muscular aumenta la presión arterial ultra filtrando al espacio extravascular el plasma, segundo se acumulan detritos y metabolitos intersticiales que aumentan la presión oncótica, atrayendo agua a este espacio y  tercero la pérdida  insensible de agua por sudoración y respiración, como respuesta adaptativa al entrenamiento se elevan los niveles de renina, aldosterona, vasopresina y albúmina expandiendo el volumen plasmático produciendo una hemodilución llamada la pseudoanemia del deportista. La viscosidad sanguínea es otro concepto muy relacionado al Hematocrito, pues está descrita la disminución del consumo de oxígeno por un deficiente transporte y un desplazamiento hacia la izquierda de la curva de disociación de la hemoglobina por hiperviscosidad sanguínea que ocurre en la hemoconcentración, secundaria a la deshidratación, a la contracción del volumen plasmático al trabajar en altura, al uso de la Eritropoyetina y a algunos otros eventos descritos en la literatura. La liberación ideal de oxígeno ocurre aproximadamente con Hematocrito de 40%. La actividad física incrementa en aproximadamente 10% la masa de eritrocitos, aumentando el Hematocrito y mejorando el transporte de oxígeno y por lo tanto el Consumo máximo de Oxígeno. Además el Hematocrito es un criterio de adaptación a las cargas de trabajo en condiciones de altitud y por lo tanto puede ser un pronóstico de rendimiento en la altura.

El Hematocrito es el llamado Control al Dopaje Sanguíneo en el cual se presume el consumo de Eritropoyetina ante valores iguales o superiores a 50% que no desciendan en una semana.

Volumen corpuscular medio es un criterio de adaptación a la altura relacionado con el volumen plasmático.

Hemoglobina corpuscular media promedia el peso de la hemoglobina del eritrocito, indicación directa de la eritropoyesis independiente del volumen plasmático y sanguíneo pronosticando el estado del transporte de oxígeno.

Concentración de Hemoglobina corpuscular media es la cantidad de hemoglobina por volumen de células independiente del tamaño celular, puede ser un indicador indirecto de la adaptación a la altura si existe una intensa reticulocitosis.

Hemoglobina: es un criterio de adaptación al entrenamiento sobre todo al aeróbico y a la altura. Su relación directa con el consumo máximo de oxígeno le da una gran importancia diagnóstica y pronostica del rendimiento deportivo. Se describió que la disminución de 0.3 g/dl de hemoglobina disminuye el 1% del consumo máximo de oxígeno. Un estudio reporta que la hemoglobina ideal está alrededor de 13 g/dl punto en el cual la curva de disociación se desplaza a la derecha liberando con mayor facilidad el oxígeno.

  • Morfología globular: con el incremento de equinocitos y de estomatocitos se aumenta la viscosidad sanguínea y las posibilidades de hemolisis intravascular con la subsiguiente pérdida sanguínea, disminución del hematocrito y por supuesto del rendimiento físico.
  • Leucocitos: principalmente es un determinante del estado inmunológico del deportista y a su vez es un cualificador indirecto del tipo de cargas acumuladas, pues ante cargas intensas y de predominio anaeróbico durante cierto tiempo ocurre una inversión de la fórmula leucocitaria que nos pone sobre aviso antes de iniciar un síndrome de sobreentrenamiento.
  • Reticulocitos: la simple aparición de estas células y su incremento es un criterio de adaptación a las cargas de trabajo de predominio aeróbico para mejorar el transporte de oxígeno y puede ser una respuesta benéfica temprana ante el estímulo de hipoxia durante el entrenamiento en

Volumen plasmático. Volumen sanguíneo: es el indicador ideal del estado hídrico del deportista, con él podemos cuantificar las pérdidas hídricas con exactitud y por lo tanto prevenir variaciones perjudiciales del rendimiento manteniendo la Homocinética, está visto como el volumen sanguíneo y el volumen plasmático disminuyen con la bipedestación y con el frío mientras que la actividad física, el calor, la altura y el embarazo son condiciones que aumentan la volemia. Además su estrecha relación con el hematocrito nos permite conocer el estado hematológico.

  • Lactato: su cuantificación nos permite diagnosticar los diversos niveles de condición física, determinar umbrales aeróbico-anaeróbico y mediante éstos planificar el entrenamiento y calcular las cargas de trabajo. Es un parámetro fundamental e indispensable en el manejo del atleta de alto rendimiento.
  • Úrea: nos permite realizar un adecuado control del entrenamiento al fijar valores que indican la carga o la sumatoria de cargas que ha realizado recientemente un atleta y cuantificar objetivamente su intensidad, con lo cual se puede equilibrar su respuesta controlando las cargas posteriores y evitando un daño tisular. Existen protocolos predeterminados para el control del entrenamiento con la Úrea.
  • CPK: nos brinda información valiosa del estado muscular. Es determinante directo del nivel de daño tisular e indirecto de la sumatoria de cargas de predominio anaeróbico que ha realizado el deportista en último ciclo de trabajo, por lo tanto se utiliza como control del entrenamiento.

® P de O: determinación por ejemplo de mioglobinuria o hemoglobinuria para diagnóstico de daño celular. La hematuria es una forma de pérdida de sangre durante ejercicio principalmente de impacto y su condición crónica puede llevar a deterioro del estado hematológico y por lo tanto del rendimiento físico.

  • Determinación de sangre oculta en heces: otra forma de pérdida de sangre durante ejercicio es la hemorragia gastrointestinal que debe ser diagnosticada precozmente para su adecuado tratamiento y para la prevención de la anemia del deportista y del deterioro de la condición física.
  • Proteínas.
  • Hormonas.
  • Iones.

Es por todo esto que el Laboratorio es un instrumento empleado por la medicina deportiva para lograr todos sus objetivos.

Copyright © Centro de Diagnóstico Clínico S.A.S. Todos los derechos reservados

By