“Todo manipulador de alimentos debe poner en práctica rigurosas medidas de higiene para no contaminar los alimentos ni enfermar a los consumidores. La salud de los consumidores está en las manos de estos colaboradores”.

Un manipulador de alimentos es aquel trabajador que produce, transporta, cosecha, comercializa, cocina y sirve los alimentos. Su desempeño, salud e higiene está directamente relacionado con la buena calidad de los alimentos, y las posibles proliferaciones de enfermedades por la ingestión de alimentos y/o agua causadas por la mala manipulación de estos.

En aquellos trabajos donde se manipulan alimentos para el consumo humano, es imprescindible, de acuerdo a la normatividad que nos indican las autoridades, que todas las personas que intervienen en esto se practiquen los siguientes exámenes con el fin de obtener el CONCEPTO MÉDICO DE APTITUD LABORAL PARA MANIPULAR ALIMENTOS:

  • EXÁMEN MÉDICO: Consta de examen médico ocupacional y lectura de las pruebas de laboratorio para garantizar las óptimas condiciones de salud del trabajador con el fin de proteger la salud de los consumidores.
  • KOH DE UÑAS: examen directo para hongos KOH como su nombre lo indica se realiza para detectar la presencia de hongos en las uñas, consiste en tomar una muestra de fragmentos de uñas y posteriormente analizar la muestra en el microscopio.
  • COPROLÓGICO: Examen en materia fecal con el fin de descartar presencia de infecciones intestinales
  • FROTIS FARÍNGEO: Examen que consiste en la toma de una muestra faríngea para descartar infecciones en la garganta.

PROBLEMA CON LA HIGIENE DE ALIMENTOS

Todos los días las personas se enferman por los alimentos que comen. Estas enfermedades se denominan “Enfermedades de Transmisión Alimentaria” y son causadas por microorganismos peligrosos y/o sustancias químicas tóxicas. La mayoría de las enfermedades de transmisión alimentaria se pueden prevenir con una manipulación apropiada de los alimentos.

Miles de millones de personas padecen cada año uno o más episodios de enfermedades de transmisión alimentaria sin llegar a saber que su dolencia tenía su origen en los alimentos. Los síntomas más comunes de las enfermedades de transmisión alimentaria son:

  • Dolores estomacales.
  • Vómitos.
  • Diarrea

 

SÍNTOMAS

 Los síntomas dependen de la causa de la enfermedad. Pueden manifestarse muy rápidamente tras la ingesta del alimento o después de algunos días o incluso semanas. En la mayoría de los casos de enfermedades de transmisión alimentaria, los síntomas se manifiestan de 24 a 72 horas después de la ingesta del alimento. Las enfermedades de transmisión alimentaria pueden acarrear problemas de salud a largo plazo. Algunas enfermedades muy graves, como el cáncer, la artritis y los trastornos neurológicos, pueden ser provocadas por alimentos contaminados.

 

¿QUÉ HACER SI SE ENFERMA?

Procure no manipular o preparar alimentos mientras esté enfermo y durante las 48 horas siguientes a la desaparición de los síntomas. No obstante, si ello es inevitable, lávese las manos con agua y jabón antes de preparar los alimentos y con frecuencia durante su preparación. Cuando los síntomas sean graves, consulte a un médico inmediatamente.

 

PRECAUCIONES

Los trabajadores de la industria alimentaria deben notificar a sus empleadores las siguientes enfermedades y dolencias: hepatitis A, diarreas, vómitos, fiebre, dolor de garganta, erupciones cutáneas, otras lesiones de la piel (furúnculos, cortes, etc.) o secreciones de los oídos, ojos o nariz. 

Las actividades de alto riesgo como el sacrificio de animales y la preparación de alimentos listos para el consumo pueden requerir la utilización de un equipo especial de protección personal.

Los microorganismos no son la única causa de las enfermedades de transmisión alimentaria. Las personas también enferman a causa de sustancias químicas tóxicas, entre ellas:

  • Las toxinas naturales.
  • Los metales y los contaminantes ambientales.
  • Las sustancias químicas utilizadas para tratar animales.
  • Los plaguicidas utilizados de forma inadecuada.
  • Los productos químicos de limpieza.
  • Los aditivos alimentarios utilizados de forma inadecuada.

Algunas medidas simples, como el lavado y el pelado, pueden reducir el riesgo que representan las sustancias químicas presentes en la superficie de los alimentos. Una conservación adecuada puede evitar o reducir la formación de algunas toxinas naturales.

 

Realiza tu correcta higiene de manos, conoce tu estado de salud, y cumple tu labor de HÉROE en el manejo correcto de los alimentos
Recuerda tener actualizado tu concepto ocupacional de manipulador de alimentos

Copyright © Centro de Diagnóstico Clínico S.A.S. Todos los derechos reservados

By